martes, 5 de julio de 2016

Los últimos días del sitio a Tenochtitlan

Y todo esto pasó con nosotros.
Nosotros lo vimos,
nosotros lo admiramos.
Con esta lamentosa y triste suerte
nos vimos angustiados.

En los caminos yacen dardos rotos,
los cabellos están esparcidos.
Destechadas están las casas,
enrojecidos tienen sus muros.

Gusanos pululan por calles y plazas,
y en la paredes están salpicados los sesos.
Rojas están las aguas, están como teñidas,
y cuando las bebimos,
es como si bebiéramos agua de salitre.

Golpeábamos, en tanto, los muros de adobe, 
y era nuestra herencia una red de agujeros.
Con los escudos fue su resguardo, pero
ni con escudos puede ser sostenida su soledad.
(...)

Anónimo de Tlatelolco, 1528.


En el año 3-casa (1521) fue conquistada la ciudad mexica de Tenochtitlan, caída en manos de los españoles encabezados por Don Hernando Cortés. La entrega ocurrió luego de 80 días de asedio sobre la ciudad, en la que murieron cientos de miles de personas entre españoles y nativos. Uno de los estudios más representativos de cómo los pueblos prehispánicos vivieron este periodo es "Visión de los vencidos. Relaciones indígenas de la conquista" (1969), de la cual extraje este poema considerado como uno de los Icnocuícatl o cantos tristes elaborado por un cuicapicque, poeta nahua postcortesiano. Aunque todo el libro es excepcional por los documentos reunidos tanto de los tlaxcaltecas, aliados de los españoles, así como de los mexicas, hay ciertos pasajes épicos de gran profundidad y belleza poética como el que transcribo, que el autor de esta compilación sólo puede comparar con otros cantos como la Ilíada de Homero o la Eneida de Virgilio. ¿Cuántos cantos y libros tan valiosos más se perdieron en ese periodo? Difícil saberlo, sin embargo este libro sin duda es una lectura imprescindible si se busca aprender sobre las culturas prehispánicas,el proceso de conquista y sus efectos en el país que hoy conocemos como México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario